NANI F. CORES 31.01.2020 – 06:16H

  • Luz natural, minimalismo en la mesa y algún objeto personal son claves para optimizar el rendimiento laboral.
  • ​Realizar estiramientos de cuello y brazos y dar paseos con frecuencia ayudan a liberar tensiones.
Oficina d'eDreams Odigeo
Orden en la mesa y una buena iluminación, fundamentales para reducir el estrés en la oficina. 

Por fortuna para la inmensa mayoría de las personas que trabajan en una oficina y pasan muchas horas de su jornada laboral delante del ordenador o sentados frente a una mesa, los tiempos han cambiado una barbaridad. ¿Quién no recuerda, por ejemplo, aquellas míticas escenas de El apartamento de Billy Wilder en las que Jack Lemmon interpretaba a un gris oficinista perdido cual hormiguita entre una multitud de centenares de puesto de trabajo?

A día de hoy, las empresas buscan, en general, decorar y crear ambientes de trabajo más humanos y agradables con los que conseguir, de paso, disminuir los niveles de estrés de sus empleados. Pero tampoco hay que engañarse. Dar forma a espacios altamente atractivos como los de Google, por ejemplo, con sus salas de descanso, puffs y sillones, colores llamativos e incluso extras como minigolf, billares, cintas de correr o toboganes es algo que está al alcance de muy pocas compañías.PUBLICIDAD

Ads by Teads

Es fácil que la seriedad y rigidez de estos espacios colectivos puedan generar tensión o, incluso, estrés entre los trabajadores. De lunes a viernes, es casi seguro que la mayoría de los mortales pasarán más tiempo en sus oficinas del que estarán en sus hogares. Por eso puede resultar útil el empleo de varias herramientas eficaces a la hora de minimizar la sensación de rutina y convertir nuestros espacios de trabajo en lugares mucho más agradables y relajados.

Incluso, aunque se tenga la posibilidad de trabajar de forma remota desde casa o bien se tenga alquilado un puesto en algunos de los numerosos espacios de coworking que tanto se han popularizado en los últimos años, los expertos recomiendan seguir estas pautas para conseguir un espacio libre de ‘malos humos’ y ansiedades.

Ante todo, mucho orden

Papeles, revistas, documentos, tacos de post-it, tarjetas de visita, aparatos electrónicos, tazas de café, varios lapiceros… Tener el escritorio repleto de objetos amontonados puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza. Es importante despejar la mesa, dejar en ella solo lo imprescindible (lo que se vaya a utilizar durante esa jornada) y colocarlo de forma ordenada. El resto, a la cajonera o en archivadores y carpetas. Lo que no sirva, a la papelera. Limpieza y estética van de la mano.

Bien iluminados

Lo obvio se impone aunque a veces no se recuerde. Si es posible, trabajar en una zona en la que predomine la luz natural el mayor número de horas.

Fuera aglomeraciones

Si la mesa está dentro de un despacho, los expertos recomiendan evitar que esté en línea recta con la puerta de entrada. Si se trabaja en casa, lo más alejado de la entrada y de las zonas con más ruido. Si el espacio de trabajo se comparte con más compañeros, lo ideal es colocar las mesas de forma escalonada, con elementos separadores que aumenten la privacidad y favorezcan la concentración y eludir, siempre que sea posible, el cara a cara.

Un toque personal

Evitar la alienación es posible aportando un toque propio al puesto de trabajo. Alguna fotografía familiar o de algún viaje, un objeto personal (con uno basta, recordemos la norma del minimalismo), algo que nos guste o que nos ayude a motivarnos creará la diferencia.

Tecnología sí, pero sin cortocircuitos

El portátil, el monitor, la impresora, el disco duro, el cargador del móvil, la lámpara.… Se recomienda el uso de alargadores y los cables bien recogidos bajo la mesa.

Momentos de relax

Si la empresa lo permite, poner música de fondo o escucharla con auriculares resulta un método muy eficaz para crear un ambiente agradable mientras se trabaja. También deberían hacerse varias pausas al día para hacer estiramientos de cuello y brazos en el mismo puesto de trabajo y se recomienda levantarse de vez en cuando para dar breves paseos y estirar las piernas.

La mesa, solo para trabajar

Aunque resulte tentadora la idea llevarse la comida a la mesa para adelantar trabajo (y mas si se hace desde casa) no deja de ser un error garrafal. Hacer una pausa para comer o tomar un café ayuda a relajarse y/o socializar con los compañeros.

Verde que te quiero verde

Integrar una planta (discreta) en el entorno laboral puede resultar beneficioso. Aparte de su valor decorativo se ha demostrado que su presencia reduce el estrés, atenúa los niveles de sonido, reducen la humedad, bajan la presión arterial y aumentan los sentimientos positivos.

Terminar bien la jornada para empezarla mejor

Dedicar los últimos cinco minutos de la jornada a ordenar la mesa y dejarla despejada puede ser la mejor arma para arrancar con la mejor de las sonrisas el día siguiente.

Fuentes: 20minutos.esFoto de Negocios creado por yanalya – www.freepik.es