Una de las tendencias a seguir está protagonizada por una serie de coworking sectoriales que empiezan a florecer.

POR CLAUDIO NOVOA GONZÁLEZ 03/03/2020

Foto de Mujer creado por freepik – www.freepik.es

El que no corre –en franquicia–, vuela. Emergente como pocos, en el mercado del coworking ya están surgiendo proyectos que, una vez los identifican –fruto de una observación del mercado– ocupan espacios inexplorados, como explica Jesús Ripa, CEO y fundador de Spaces Group, que desarrolla la cadena Beauty Space, un coworking de salud y belleza. “Hemos creado un espacio para los profesionales de este sector, que no están teniendo cabida en el coworking generalista, pues necesitan trabajar con unos materiales específicos, su dinámica es diferente, la estética tampoco ayuda a que los clientes entren ahí… A partir de aquí, creamos un centro con una decoración, un ambiente, una infraestructura y unos medios adaptados a este colectivo”.

Entre los usuarios de estos espacios se “encuentran muchos profesionales con experiencia en el sector, pero también muchos de los estudiantes que salen de las academias de peluquería y belleza, a quienes facilitamos la entrada en el mercado laboral”.

La labor del franquiciado es gestionar el espacio e impulsar iniciativas con las que captar a clientes para sus coworkers. “Para ello, le proporcionamos una sistema de gestión de desarrollo propio y que se basa en cuatro núcleos: gestión, comercial, marketing y formación”. En paralelo, se dispone de una zona para minieventos y fomentan que los coworkers den charlas y talleres orientados al cliente final, para generar comunidad y dinamizar su marca personal. “Y también hemos despertado el interés de firmas cosméticas que quieren celebrar eventos ahí”.

Creado hace dos años en Pamplona, ese centro ha sido un laboratorio donde la firma ha probado iniciativas e implementado mejoras. “Hemos cambiado la decoración muchas veces, para definir cómo iba ser la de las franquicias, diversas posibilidades de bonos para los coworkers… Un proceso, por otro lado, en el que hemos tenido que explicar en qué consiste un coworking, ya que en el segmento de salud y belleza no se sabe”.

Como ya se apuntaba en el párrafo anterior, un valor diferencial importante tiene que ver con el énfasis que se pone en la experiencia del cliente final. “En este sentido, no vamos a optar por una decoración económica. Queremos recuperar el concepto de hace unos años, que, cuando montabas un local, un negocio, contratabas a un buen decorador, para que hiciese algo bonito y singular. Ésta es la línea que vamos a seguir. Estamos hablando con decoradores con premios Casa Décor. Lo cierto es que en estos últimos años hemos asistido a decoraciones funcionales en exceso”.

Desde la compañía, que prevé abrir las primeras franquicias en el primer semestre del actual ejercicio, exhiben su compromiso con el concepto de coworking. “Creemos que es el modelo de futuro para muchas profesiones. A partir de aquí, también hemos innovado en otro segmento de franquicia como es el de la manicura, que está de moda. Hemos creado ya el modelo de Beauty Space Nails, un coworking de manicura, con el mismo concepto expuesto con anterioridad”.

Fuente: emprendedores.es